fbpx Saltar al contenido
Kiko Palomares

👾 6 HABILIDADES para ser DESARROLLADOR de VIDEOJUEGOS 🎮

Videojuegos, a quien no le gustan los videojuegos, pero, te gustaría crearlos? Vamos a ver las 6 habilidades que necesitas para ser desarrollador de videojuegos

 

Hoy estoy aquí con Rober, programador de videojuegos, con el que vamos a ver 5 habilidades que necesitas para ser desarrollador de videojuegos.

Habilidad número 1: ser un apasionado de los videojuegos

La primera y una de las más importantes es que sientas pasión por los videojuegos. Las empresas quieren contratar a alguien que sepa diferenciar claramente lo que hace a un videojuego bueno y los aspectos que se deben mejorar, buscan a profesionales que sepan distinguir un buen diseño de un mal diseño. La única forma de conseguirlo es jugando, jugando…

Obviamente se van a decantar por quienes estén verdaderamente apasionados por todo lo relacionado con el mundo gaming.

Es más que lógico que, si no te gustan los videojuegos, no podrás ser nunca un creador de videojuegos porque, como en cualquier otro trabajo, hay tareas del proceso que son divertidas de realizar pero hay otras que son aburridas, repetitivas o tan complejas…

que solamente una persona que tenga una gran pasión por el resultado final, las puede llevar a cabo.

Por ejemplo, quedarse mirando una pantalla llena de código durante horas, en búsqueda de un bug, o cómo mejorar el frame-rate de 29 a 30fps, está muy lejos de ser divertido para la mayoría de los mortales.

Sola una parte de las tareas asociadas a la realización de un videojuego están asociadas a temas creativos, pero la mayoría del trabajo está enfocado a mejorar y estabilizar buscando la máxima perfección que se le pueda dar.

Habilidad número 2: Ser constante sin perder la motivación

El mayor obstáculo que aparece en la creación de un videojuego no es otro sino su publicación. La mayor parte de los videojuegos fracasan incluso antes de salir al mercado. Para desarrollar un videojuego hay que saber sobreponerse de forma constante a las dificultades.

Muchas veces idealizamos la figura del desarrollador de videojuegos, pero la gran mayoría de actividades en un proceso de desarrollo no van a ser muy glamorosas, sino más bien pequeñas y tediosas. Que, una vez integradas con el resto, harán que el videojuego tenga esa magia final.

Pero, ¿a quién le gusta estar durante 4 meses haciendo hierbas y rocas, o patas de caballo, o arreglando bugs?

La paciencia es una virtud en todos los aspectos de la vida, tanto personal, como  profesional. Pero gana una nueva dimensión en el campo del videojuego.

De otra forma, ¿cómo podría un creador trabajar durante años sin ver el resultado final del videojuego que está haciendo?

Los detalles es siempre lo más difícil de poner a punto, para garantizar que el videojuego sea lo más perfecto y divertido posible.

Un desarrollador de videojuegos no puede nunca olvidarse que al otro lado del videojuego se encuentra el más complejo ordenador del mundo: El cerebro humano. Una máquina tan perfecta que funciona en dos niveles distintos de percepción de las cosas, el consciente y el subconsciente, y que cualquier fallo es prácticamente imposible de pasar desapercibido por la potencia de análisis del cerebro del jugador.

Por lo que la mejor de forma de conseguir vencerlo, es cuidando al extremo todos los pequeños detalles.

Habilidad número 3: Tener una buena capacidad creativa.

Este sector es muy competitivo así que es imprescindible tener esa capacidad de innovar y traer ideas nuevas que se diferencien del resto.

Es inevitable que la creación de un videojuego parta, en un principio, de un videojuego ya existente, pero aquellos que sepan dar algo al público que ningún otro pueda ofrecer son los que terminan triunfando.

Muchas veces asociamos la palabra creativo a ideas brillantes para un videojuego, nuevas mecánicas, personales… Pero aquí, la palabra creativo implica algo más…

y es que puede estar relacionado también con una nueva forma de encontrar y solucionar bugs, con una nueva forma de sumar 2+2, o una nueva forma de hacer las hierbas o rocas de un nivel,

ojo! ha dicho de solucionar bugs, no de crearlos eh!

Todos esos detalles cuentan para hacer del videojuego algo único y espectacular.

Habilidad número 4: autoaprendizaje

La capacidad de aprender y resolver problemas rápidamente siempre ha sido una habilidad necesaria para cualquier ámbito de programación.

La tecnología cambia bastante con cada nueva versión de los motores de juego o los frameworks de desarrollo de consolas y móviles. Así que una capacidad de adaptación es necesaria para poder estar al día.

El mundo del desarrollo de software es muy amplio y no se detiene, el programador actual debe estar en constante evolución aprendiendo nuevas herramientas y lenguajes.

Habilidad número 5: Comunicación y trabajo en equipo

Es esencial que un programador tenga la capacidad de comunicar sus ideas de forma clara a aquellas personas que no tienen conocimientos técnicos.

Durante el desarrollo de un videojuego, es normal que tenga que haber interacción con otros programadores, o incluso con diseñadores, artistas o productores, por lo que la comunicación y trabajo en equipo es esencial para el desarrollo.

Sin una buena comunicación entre el equipo lo más probable es que el proyecto acabe con muchos problemas y al final esto repercutirá en su calidad final.

Habilidad número 6: resolver problemas

Hay tantos posibles problemas que pueden surgir en el desarrollo de un videojuego, que como no tengas la capacidad de resolverlos, estas acabado.

Sobreponerse de forma constante a las dificultades de la producción del videojuego requiere una perseverancia a prueba, no de bala, si no de bomba atómica mega trans-dimensional.

En un videojuego, no hay un solo día en que algo no vaya mal, o no funcione de la forma que debería, es por eso, que ante tantos imprevistos, es importante esa capacidad de resolver problemas.