Saltar al contenido

🌍 REFLEXIONES de mi viaje a ANGOLA

Este post va a ser un vídeo un poco diferente, os voy a contar sobre mi viaje a Angola y mis reflexiones personales sobre este viaje.

 

Para comenzar vamos a poneros en contexto, hace unos días volví de mi viaje a Angola, ya sabéis este país de la parte sur de África.

Fui con Mundo Orenda, una ONG, formada por Rebeca, María y Rocío, a las cuales les agradezco mucho haberme dejado ir con ellas a este viaje.

Ellas lo que tienen es un proyecto social en una pequeña comunidad de allí, Camizungo. Trabajan junto con otra ONG local de allí, ATOS, y de forma muy resumida ellas les envían desde aquí desde España el material para la construcción de cosas, por ejemplo se construyó una escuela hace unos meses y ahora en este viaje el objetivo era inaugurar un puesto médico que han estado construyendo estos últimos meses.

Pero en este vídeo no quiero hablar en sí del proyecto, ni de las cosas que hicimos mientras estuvimos allí.

Quiero hablar de reflexiones, de conclusiones, de pensamientos que se me fueron pasando por la cabeza mientras estaba en aquella realidad tan diferente a la mía.

Y creo que un buen comienzo puede estar por esto, por el concepto de la realidad, la cual puede ser tan diferente entre unas personas y otras. Y con esto no me refiero a sucesos, a hechos, me refiero a la mentalidad humana.

En un libro leí a lo que el autor llamaba “órdenes imaginados”, y con este viaje, lo vi claramente, que vivíamos en órdenes imaginados diferentes.

Los órdenes imaginados se le podría llamar a las normas sociales, a las creencias que son compartidas por un grupo de personas. Y que normalmente en un inicio surgieron para que las personas pudiésemos cooperar, si personas que no se conocen de nada creen en lo mismo, tienen esa creencia común, será posible su colaboración. 

Para que os hagáis una idea, el ejemplo más claro es el dinero, el dinero es el gran orden imaginado, es el mayor de todos, el dinero hace posible que dos personas que no se conocen de nada puedan llegar a cooperar para algún fin, porque ambas, creen en el dinero. 

Y como esto, todo, si os poneis a pensar todo son órdenes imaginados, las leyes son órdenes imaginados, las empresas son órdenes imaginados, por qué existen las empresas, porque creemos que existen, incluso los derechos humanos es un orden imaginado.

En fin, podría hacer todo un post solo hablando de los órdenes imaginados, pero no es el caso

Uno de los días que estábamos haciendo un viaje en coche, paramos en una gasolinera y vimos a un niño pequeño limpiando los zapatos de un hombre, y a una de las chicas con las que iba le sentó bastante mal ver aquello, y decía que no era justo porque no era “natural” que un niño tuviese que hacer eso… usó la palabra “natural” y durante todo el día estuve dándole vueltas a la cabeza, quien decide lo que es “natural” y que no, porque no es natural que un niño limpie zapatos pero sí es natural que un niño desayune todos los días leche con… no voy a decir ninguna marca, vamos a decir leche chocolateada (la cual es en realidad un 80% de azúcar) que biológicamente nos hace daño. ¿Quién decide qué es lo natural y que no?

Tu orden imaginado

Y no me malinterpretéis, que no quiero decir con esto que este ni bien ni mal, el hecho del niño limpiando los zapatos de aquel hombre. Evidentemente yo también me veo influido por mi orden imaginado y no lo veo normal. Pero estoy seguro de que el resto de personas que estaban allí lo veían completamente normal no pasaba nada. ¿Y quién tiene razón? Ellos que lo ven normal? o yo que no?, porque el hecho, es el mismo.

En fin, yo creo que en ese caso lo importante no es el niño limpiando los zapatos, lo importante es la actitud del hombre al que le esta limpiando los zapatos, como esa persona trata o ve al niño desde su punto de vista.

Un día estábamos hablando con los profesores de la escuela, y me hizo gracia una conversación que tuvo una de estas chicas con un profesor, le estaba preguntando que si tenía esposa, y él decía que no, que no tenía esposa ni novia, que quería dejarlo para el año que viene.

 Y la chica le decía que eso no era así, que esas cosas surgen, que no se puede plantear así. Y yo mientras los veía hablar me reía porque aquí una vez más depende del orden imaginado de cada uno, a lo mejor allí si que funciona así, el tema de los matrimonios allí es otra movida diferente, influyen las familias, hay una pedida de mano oficial, en fin, mil historias que nosotros, desde nuestro orden imaginado no sabemos o conocemos, y claro la chica esta hablaba desde tu punto de vista, desde su realidad. Mientras que a él le parecía lo más normal del mundo dejarlo para el año que viene.

Por otro lado, me pongo a pensar, y nosotros vamos allí, y les contamos todos los “lujos” de nuestra sociedad, como funcionan, las cosas que tenemos, y no sé, creo que esto puede crear una necesidad que no tienen.

A ver cómo explico esto para que se entienda lo que quiero decir, a lo largo de la historia el ser humano no ha hecho que ir haciendo lo que creía que eran mejoras para su vida, sin darse cuenta muy bien de las consecuencias que tenían esas mejoras. Por ejemplo, empezando desde el principio, cuando la revolución agrícola, el ser humano obtuvo un aumento en sus recursos alimenticios

o al menos eso creía

porque lo que no tuvimos en cuenta, que al incrementarse los recursos, aumentó la población, por lo tanto hay que seguir trabajando duro para obtener el mismo resultado, al final el resultado era que humano agrícola trabaja más que los antiguos cazadores recolectores.

Y si os ponéis a pensar esto nos pasa también ahora, un ejemplo más reciente, el correo, antes los mensajes se enviaban por cartas. Y tú cuando escribías una carta, era para escribir algo realmente importante, no escribías cualquier chorrada. Tú enviabas la carta, y ya esta, te despreocupas de ello, y podían pasar días, semanas hasta tener una respuesta. Y cuando recibías una, no tenías que preocuparte de responder justo en ese momento, podías tomártelo con tranquilidad.

En cambio ahora surgió el correo electrónico, o más recientemente los mensajes de móvil, en un principio podríamos pensar que con esta nueva tecnología, esta nueva mejora, ahorraríamos tiempo no? los mensajes podrían viajar instantáneamente de una persona a otra.

Pero la realidad, es que ahora recibimos decenas de mensajes al día, haciendo que haya aumentado el flujo de mensajes más de 10 veces que antes, no solo recibimos más mensajes si no que nos vemos obligados a responder más rápido. Convirtiendo que nuestros días sean más ansiosos y agitados. Así que realmente, ¿esto es una mejora?

Hago un inciso, sobre este tema en concreto de los mensajes hay cosas que puedes hacer, maneras de gestionarlos, para que el sistema trabaje para ti y no seas tu un esclavo de este, de este tema hablaré en un próximo vídeo y te enseñaré como hacerlo

Así que cuando vamos allí a sitios “menos desarrollados” y les imponemos, o enseñamos nuestra forma de vida, nuestra forma de hacer las cosas, ellos nos ven como si fuésemos una sociedad mucho más avanzada y quieren convertirse en nosotros y no sé hasta qué punto eso es lo correcto.

Allí en Angola uno de los patrones en común que se repetía en cualquier sitio que visitamos

era la basura, había basura por todas partes

Aunque en realidad la basura se podría resumir en plásticos, prácticamente toda la basura que había era plástico.

Y no creo que sea porque allí sean unos guarros y les guste tener todo lleno de basura, para empezar no tendrán un buen sistema de recogidas de basura, y por supuesto la concienciación del daño que puede hacer la basura al medio ambiente.

Aunque sinceramente, creo que muchos de los de aquí, con toda la información a la que tenemos acceso tampoco la tenemos.

Muchas veces la única diferencia entre ellos y nosotros es que nosotros tenemos servicios que van recogiendo nuestra basura por detrás.

Y no me tengo que ir muy lejos para poner un ejemplo de esto, aquí mismo en la playa de Barcelona, cuantos y cuantos problemas hay siempre porque la gente deja basura en ella… pero que pasa, que el ayuntamiento luego la recoge. 

Allí en Angola no tienen el servicio que viene detrás a recogerla. Pero no os parece que como sociedad deberíamos aspirar a no tirarla directamente, e invertir la gran cantidad de recursos que se utilizan en mantener los entornos limpios, en otras cosas.

No te cuesta nada llevarte tu propia basura

Uno de los días que estuvimos en la comunidad de Camizungo organizamos una recogida de basura. Y durante ese día se comentó la posibilidad de tirar la basura a un vertedero que había cerca.

Y yo, viendo toda esa basura por ahí desperdigada, pensaba, “vale, la llevaremos al vertedero, y luego que?” seguiremos teniendo la misma cantidad de basura en otro lado, entonces eres consciente de la cantidad de vertederos que tiene que haber en todo el mundo, y la cantidad de basura que generamos, que simplemente tiramos en otro lado lejos de nuestra casa, pero la basura sigue estando ahí. Sobre todo si se trata de plásticos.

En fin, creo que es cada vez más importante que nos concienciemos de la cantidad de basura que generamos, y que reciclemos la mayor parte de ella

porque si no, acabaremos todos viviendo en un vertedero.

Yo desde que he vuelto he implementado un par de cambios en mi vida, el primero es que ahora uso estas bolsas de algodón para ir a comprar la fruta, en vez de usar la típicas bolsas de plástico uso estas para meter la fruta.

Y por otro lado también ahora compro estas bolsas para la basura que no son bolsas de plástico, están hechas con material vegetal, por lo que son biodegradables.

Muchas veces creemos que no tenemos opción a cambiar las cosas, y es verdad que yo solo por mucho que use estas bolsas de algodón para fruta, no voy hacer que se genere menos plástico en el planeta como para que se note, pero es lo que puedo hacer ahora mismo, es lo que está en mi círculo de influencia y de lo que me puedo ocupar. Al igual que el hecho de contároslo a vosotros, también está en mi círculo de influencia, y con que sólo uno de vosotros sea más consciente y haga algún cambio, ya será una victoria más de a la que podría llegar yo sólo.

a por último, me gustaría decir que el viaje a sido una gran experiencia y con lo que me quedo es con la gente, es increíble lo amable, servicial, abierta, cooperativa que ha sido la gente mientras estábamos allí. Para cualquier cosa estaban dispuestos a colaborar. 

Y lo mejor de todo los niños, lo cariñosos que eran y afecto que te cogen en nada de tiempo, incluso a mí, con lo poco cariñoso que yo soy.

Si has llegado hasta aquí, gracias por leer el post y… nos vemos, en el próximo.